Poder Ejecutivo en problemas – Quadratín

Para tomar este tipo de decisiones, el gobernante debe conocer y reconocer sus limitaciones, sus capacidades, alcances en el arte de gobierno, desde luego, conocerse así mismo.

El segundo valor es la buena voluntad que le otorga el pueblo o la mayoría, la buena voluntad es un verdadero escudo en contra de los enemigos, por los fuertes intereses que puede afectar el gobernante que quiere congraciarse con aquellos le han brindado la buena voluntad, además de que esta siempre brinda una extensión de tolerancia en caso de los hierros que pueda cometer el gobierno.

A la buena voluntad de los ciudadanos habría que responder con verdad, honestidad, honradez, capacidad, honor, eficacia, con las mejores virtudes de gobierno, con esto se tiene vientos favorables para la nave del gobierno y seguramente se arribará, siempre, a buen puerto.

La buena voluntad del pueblo tiene que surgir del amor verdadero y del reconocimiento de las virtudes del gobernante, sin embargo, de aquellas buenas voluntades que nacen del engaño, de la manipulación de las mentes de los ciudadanos, de la dádiva, del dinero fácil, de los espectáculos, de las obras teatrales de gobierno, de la imagen creada del gobernante, del discurso manipulador, son como las alabanzas a los criminales: sin sustento.

Sin embargo, al pueblo, el soberano, es deber del gobernante nutrir, fortalecer, expandir, las virtudes del pueblo, un pueblo razonable, inteligente, prudente, culto, será siempre favorable a la estabilidad de los gobiernos.

Seguir leyendo: Poder Ejecutivo en problemas – Quadratín