“¿Qué ha sido eso? ¿Está temblando de nuevo?” – NSS Oaxaca

La ansiedad ante nuevos temblores se ha multiplicado en México, a un año de los terremotos que sacudieron el país y dejaron casi 500 muertos

La aplicación no deja de ser algo anecdótico si no fuese porque desde hace un año, cualquier cosa que tenga que ver con un terremoto, está envuelto en un ambiente de mayor ansiedad, donde los fantasmas por lo ocurrido en septiembre de 2017 vuelven a aflorar en muchas personas.

El día 19, el mismo en que se cumplían 32 años del terremoto que sesgó la vida de más de 5.000 personas, un nuevo temblor sacudió la capital del país: 369 personas murieron, 228 en Ciudad de México.

No hay pocos que, en el último año, se han sobresaltado y llegado a sentir que lo que sonaba realmente era la alerta sísmica, que, generalmente, salta después de detectarse un sismo de magnitud superior a 5.

A partir de estadísticas internacionales, de comparar distintos terremotos a lo largo de la historia, se estima que entre los seis primeros meses y el año posterior al temblor, entre un 20% y un 30% de los afectados podrían haber desarrollado algún problema de salud mental.

A un año del sismo, si hay síntomas de ansiedad que paralizan, podría haber un problema”, explica Álvarez, quien también aclara que todo depende de hasta qué punto una persona se puede llegar a paralizar.

Como todos los 19 de septiembre, la Ciudad de México volverá a realizar un simulacro, a modo de homenaje por las víctimas del terremoto de 1985.

“Por más herramientas psíquicas que existan siempre habrá algo que no podemos controlar del todo.

Seguir leyendo: “¿Qué ha sido eso? ¿Está temblando de nuevo?” – NSS Oaxaca