Regresó Sangermán, tomógrafo robado al Hospital Valdivieso – NSS Oaxaca

De entrada, puso de manifiesto la abierta complicidad de los secretarios generales de la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA) y de la Subsección 07 del Hospital General Dr. Aurelio Valdivieso.

Pero lo más preocupante es que Mario Constantino Félix Pacheco no tiene ninguna autoridad moral mucho menos representación político-sindical, como tampoco la tiene Alberto Vásquez Sangermán, dirigente de la Subsección 07.

Por tal motivo, los trabajadores de la Secretaría de Salud y de los Servicios de Salud de Oaxaca han empezado a demandar la destitución de ambos personajes que usurpan los cargos de secretarios generales de la Sección 35 y de la Subsección 07 del SNTSA.

Como resultado del conflicto surgido por el intento de “limpia” en la Secretaría de Salud y de los Servicios de Salud de Oaxaca y el consecuente paro de labores, el dirigente de la Subsección 07 Alberto Vásquez Sangermán, regresó el Tomógrafo que se había robado del Hospital Civil.

¿Por qué se negocia con Mario Félix Pacheco, no obstante carecer de personalidad jurídica para hacerlo, al no contar con Toma de Nota y, en consecuencia, no existir legalmente dirigente de la Sección 35 del SNTSA?

¿Por qué no se investiga la probable complicidad de Jorge Enrique Castillo Díaz, principal operador político-financiero de Gabino Cué, de Jenoé Ruiz y Mario Félix Pacheco, en la ejecución de Rafael Pérez Gavilán?

No hay que olvidar que, durante el mes de diciembre de 2015, tres meses antes de la ejecución de Rafael Pérez Gavilán, Mario Félix Pacheco, Jenoé Ruiz López y Alberto Vásquez Sangermán, se enfrentaron con Rafael.

En la propia Secretaría de Salud y de los Servicios de Salud de Oaxaca para nadie son desconocidos los grandes negocios que se han realizado desde hace muchos años por parte de funcionarios y dirigentes sindicales.

Hace tres años, sacaron a la empresa Lavatap del servicio de limpieza de las oficinas e instalaciones de Clínicas y Hospitales de la Secretaría de Salud, para dar entrada a una empresa con razón social Fireky S.A. de C.V. Esa empresa, que desplazó a Lavatap, acredita su existencia legal, mediante escritura pública 57,772, de fecha 22 de diciembre de 2009, pasada ante la fe del Notario Público 228 del ex Distrito Federal, hoy Ciudad de México.

Antonio Cruz López, impuesto por Jenoé Ruiz como dirigente sindical de la Sección 35, promovió un paro en las lavanderías de varios hospitales para realizar una licitación ‘amañada’ y adjudicar el servicio a JM Soluciones en Limpieza.

Seguir leyendo: Regresó Sangermán, tomógrafo robado al Hospital Valdivieso – NSS Oaxaca