Fundamentos – Quadratín

De los episodios más recordados son de un domingo en Tlacolula, en el que la idea era desayunar allí y recorrer el tianguis, nos entretuvo el paso por El Tule y las circunstancias nos llevaron a Mitla, dónde después de visitar las columnas y admirar las grecas en la ciudad de Mictlán, maravillados por esa concepción del inframundo, con el cálculo abrazado de los días que de vida te quedan.

Dimos lectura a la carta mientras nos convidaron pruebas de mezcal, comenté en voz alta que trajeran una Clayuda para compartir en calidad de entrada, un comensal al paso escuchó y cuestionó: ¿cómo dijo?

En la misma zona en diferente ocasión pero ahora sí en Tlacolula, llegamos al mercado, era la época de la fiesta de muertos, todos los santos o fieles difuntos, había una larga fila de mujeres de diferentes edades ofreciendo a la venta toritllas, le dije a mi amigo, uno de quiénes me acompañaban: te demostraré que son Clayudas y no tlayudas, me acerqué a una de las vendedoras y le pregunté señalando unas tortillas grandes de un diámetro aproximado de 30 centímetros, tal vez un poco más grande, ¿qué es eso?

He sugerido a todos con quién comento esto, que algún día acudan al mercado Benito Juárez en el centro de la capital de Oaxaca, al mercado de Abastos o algún otro mercado y pongan atención de cómo, quiénes producen y venden esas grandes tortillas las ofrecen y escucharán perfectamente que dicen “lleva blandas, lleva Clayudas”.

Seguir leyendo: Fundamentos – Quadratín