De forma apremiante, los diputados deben darle legitimidad al órgano de fiscalización en Oaxaca – NSS Oaxaca

En medio de esto, resurgieron dos temas que serán centrales en los días y semanas siguientes: por un lado, el tema que es responsabilidad de la LXIII Legislatura del Estado, de elegir —ahora sí— a las personas más capaces para ocupar esos cargos; y en el otro extremo, la definición respecto a qué tanta autonomía y legitimidad le procurarán al OSFEO para que éste no termine siendo parte de las tentaciones sexenales que han llevado a la reintegración anticipada del órgano de fiscalización, en dos ocasiones consecutivas.

En el primero de los casos, es evidente que el Congreso tiene ahora la responsabilidad de demostrar que la reintegración del órgano de fiscalización tiene una intención positiva, y que ellos mismos harán lo necesario para que dicho órgano evite ‘nacer’ con cuestionamientos de origen.

Aunque a la luz de los hechos, es claro que la responsabilidad política de que esto haya ocurrido recae en gran medida tanto en los respectivos gobernadores —Ulises Ruiz y Gabino Cué, respectivamente—, como en las dos Legislaturas del sexenio anterior, porque unos y otros, lejos de ponderar la urgencia de dar estabilidad y certidumbre a la reintegración de los órganos autónomos, prefirieron el camino fácil y cómodo de domar su autonomía con personajes no sólo cercanos, sino directamente ligados al régimen, y que además carecían de la legitimidad técnica, profesional y social que se supone que debía ser el pilar de la credibilidad de esos entes como contrapesos del poder público.

Por eso, si con algo los propios diputados podrán darle certidumbre a su obra, será justamente a través de procurar la designación de los perfiles ciudadanos más idóneos, y no necesariamente cercanos al régimen, con el objeto de que éstos no terminen cuestionados y defenestrados por sus propios intereses y antecedentes, y puedan ser garantes de la autonomía que la Constitución le está reconociendo a dichos órganos.

Acaso, si para algo habrá de servir el recurso legal que presentó el auditor saliente, Carlos Altamirano Toledo, será justamente para poder discutir qué tanta autonomía le reconoce la Constitución del Estado al nuevo OSFEO a la luz de los sistemas estatal y nacional anticorrupción; y para establecer qué tanto están cumpliendo los diputados con ese principio constitucional al elegir al nuevo titular del órgano de fiscalización.

Seguir leyendo: De forma apremiante, los diputados deben darle legitimidad al órgano de fiscalización en Oaxaca – NSS Oaxaca