¡Muchas felicidades Francisco Toledo en tu día! – Quadratín

Eran los días con Freddy en la dirección de la BIAGO, don Ricardo catalogaba las decenas de libros diario, Inocencio, Pedrito y don Augusto recibían, don Luis conducía “La blanquita”, era cuando las salas de lectura tenían muchas puertas, a cada rato teníamos que cambiar libros de allá pa’ acá y de acá pa’ allá, la cortina de madera que manufacturó Toledo, funcionaba en un cuartito; la buganbilia aún no tapaba el cielo del patio segundo, la hoy día tienda del IAGO era una tiendita al fondo.

Mientras en una esquina de la minimalista pero impecable sala de entrada de muros gruesos y terrosos de adobe, blancos de cal y un techo altísimo propio del siglo 18, Toledo dibujaba toda la superficie de madera de su mesita de pino, al tiempo que daba órdenes, seleccionaba el color de una portada de libro, mandaba que regaran las plantas y contestaba por el teléfono que le pasaba Oly, diciendo “No, Toledo ya no esta aquí, ese señor ya se fue”, mesita que entre grillos, pulpos, xolos, conejos y monos, tenía una imagen Guadalupita pequeña.

Seguir leyendo: ¡Muchas felicidades Francisco Toledo en tu día! – Quadratín